El Reto 2019: Miguel Galván, CEO at Business Transformation Consortium

 

El Reto 2019

CEO at Business Transformation Consortium– Focus on Integral Enterprise Transformation

2019 representa un año de retos, de cambio acelerado; un año al que hay que darle el voto de confianza ante la incertidumbre, pero también hay que recibirlo con acción masiva hacia la transformación de la estrategia, del liderazgo y de la gestión.

El ritmo del cambio es mucho más rápido del que percibimos en la rutina del día a día y es necesario primero, reconocerlo para después movernos hacia alcanzarlo y mejor aún, adelantarlo, con pragmatismo.

Hemos visto varios resúmenes muy interesantes de las tendencias empresariales, económicas, sociales y políticas; no pretendo hacer un análisis más, pero sí extraer algunas de estas tendencias que impactarán fuertemente nuestra gestión.

  • Un gran número de CEOs dejaron sus puestos o anunciaron su cambio para este año. Primordialmente en empresas globales, en algunos casos por cambios generacionales y en otros, por problemas de gestión.
  • La guerra comercial internacional no ha mostrado aún sus implicaciones reales. Las amenazas y las negociaciones aún no tocan fondo y reconozcamos que son varias mesas las que permanecen abiertas en discusión.
  • El ritmo de la tecnología no lo detiene nadie. La ciencia ficción se convierte en ciencia de hechos y datos y se acorta a pasos agigantados la ruta hacia la convergencia digital y la I4.0.
  • Los modelos de negocio disruptivos se transforman a sí mismos; se recrudece la competencia entre ellos, y con mayor velocidad de la que se movió el consumo en las primeras olas, lo hará en las nuevas, relacionadas con inteligencia artificial en sus diferentes aplicaciones.
  • En la política internacional, populismo de derecha o de izquierda pero cambio es el común denominador.
  • Incertidumbre de cara a la legislación y presión social en materia de sustentabilidad, pero sin marcha atrás.

Podríamos seguir con una lista más larga, pero sirva esta reflexión general para invitarnos a aprovechar este primer mes del año para hacernos, sin reservas, las preguntas estructurales:

¿La estrategia de mi empresa está actualizada?

¿Mi modelo de gestión es suficientemente institucional y ágil?

¿Mi organización es flexible y diversa?

¿La mentalidad y preparación de mi Equipo Directivo es suficientemente abierta al cambio?

¿La tecnología acompaña mi operación de manera escalable?

¿Tengo un plan para la Transformación Empresarial Integral?

Sirva pues la reflexión de principio de año para ponernos al volante del cambio y protegernos de no ser un pasajero del mismo. Que esta reflexión acompañe una ruta de transformación empresarial y personal que nos permita disfrutar un gran 2019, nuestros mejores deseos!